BMW Cruise Bike. Foto.
©BMW/Difusión

Por Ariana Perez Artaso.

Diversas empresas productoras de automóviles han mostrado un progresivo interés por ofrecer productos diferentes de lo habitual a sus consumidores, como es el caso de las motos y las bicicletas –tradicionales o eléctricas-.

La proliferación de éstas últimas en el mercado automotriz puede deberse al aumento de la conciencia medioambiental que germina por doquier, el trazo de ciclovías en las ciudades, el valor ascendente del combustible a nivel mundial, o los recurrentes embotellamientos que ralentizan los desplazamientos urbanos. O tal vez se trate sólo de una fuerte estrategia de mercadeo para atraer miradas y reposicionar las marcas a partir de un nuevo costado. Sea como fuere, las bicis fierreras ya están en el mercado y los que siguen son sólo algunos de sus ejemplos:

CX 50, de Ferrari

Entre las bicicletas producidas por Ferrari se destaca este modelo de Mountain Bike desarrollado exclusivamente para la marca por Turbo, en colaboración con Colnago.

Ferrari también hace bicicletas. Foto.
©Store Ferrari/Difusión

Su marco fue realizado con materiales ligeros, como el aluminio hidroformado y la fibra de carbono. Tiene llantas acabadas con un diseño exclusivo que llevan neumáticos Continental Explorer Pro de 26 pulgadas y un asiento Ferrari Sport Edition en microfibra.

Pibal y DL122, de Peugeot

La marca francesa tiene todo un departamento dedicado al desarrollo de bicicletas tanto urbanas como de competición. Desde allí produjo modelos como Pibal (que significa anguila bebé), el cual, además de los clásicos pedales, está provisto por una plataforma que lo vuelve un híbrido entre bicicleta y patineta.

La inspiración para este particular diseño de Philippe Starck tuvo como disparador una encuesta realizada por el sitio francés Bordeaux. En ella, los clientes potenciales expresaron su deseo de poder apoyar uno de sus pies en una base para empujar así la bicicleta con el otro (como se hace sobre los scooters) en caso de encontrarse en un embotellamiento.

Pibal Bike, otro modelo de Peugeot. Foto.
©Starck/Difusión

Su cuadro de aluminio le da ligereza y los neumáticos amarillos mejoran la visibilidad y seguridad del ciclista. Se espera que para junio de este año 300 unidades de Pibal sean incorporados al sistema público de bicicletas de Burdeos.

Otro de los modelos llamativos –al menos en lo estético- con los que cuenta Peugeot es su prototipo eléctrico DL122, el cual es ideal para trabajadores y estudiantes gracias a un compartimiento especial pensado para colocar computadoras portátiles.

Peugeot Dl122, bello modelo eléctrico. Foto.
©Peugeot/Divulgación

Su estructura está construida en aluminio y madera, materiales que le dan un toque futurista, y sus ruedas son de 20 pulgadas.

impec Lamborghini, de Lamborghini

La automotriz italiana decidió festejar sus 50 años en el mundo de los motores uniéndose con la productora suiza BMC para lanzar una edición especial y limitada de 50 bicicletas.

Impec Lamborghini, bicicleta que reproduce algunos detalles del emblemático coche. Foto.
©BMC/Difusión

El resultado fue la Impec Lamborghini, un rodado para coleccionistas o adinerados –al menos eso indica su precio de 25 mil euros-, el cual presenta algunos detalles del auto estrella de la marca europea como el cuero utilizado en la cobertura del asiento y en los puños del manubrio.

Cruise, de BMW

El fabricante alemán de automóviles y motocicletas no se queda atrás en la cruzada ciclística y esto lo demostró con Cruise, una bicicleta eléctrica pensada para realizar traslados dentro de la ciudad, que está equipada con un motor eléctrico de 250 watts diseñado por la firma Bosch.

El peso de este modelo es de unos 20 kilogramos, su velocidad máxima es de 25 kilómetros por hora y goza de una autonomía de 85 kilómetros.

BMW Cruise Bike. Foto.
©BMW/Difusión

La primera tirada del vehículo –1000 ejemplares a modo de prueba- viene con una computadora de abordo incorporada en el manubrio, en la cual el conductor puede controlar los parámetros de velocidad y la vida útil de la batería. Lo que la convierte en un rodado inteligente son los sensores que advierten si el ciclista necesita ser asistido por el motor para mantener la velocidad.

E-Bike, de Audi

Este ejemplar todo terreno pesa diez kilos y tiene un motor de 2.3 kilowatts que funciona con una batería de litio.


Audi e-bike in action

La autonomía de la E-Bike es de dos horas y media. Su marco es de fibra de carbón y poliéster, con un centro de gravedad bajo, el cual la da mayor agilidad. Además, ofrece la posibilidad de conectar en ella un smartphone que permite controlar sus diversas características mientras se viaja en ell.

¿Qué te parecen estos modelos? ¿Por qué crees que las automotrices están inclinándose hacia otros campos de ventas? La semana que viene seguiremos pensando este tema.