Elf: Un vehículo que combina bicicleta, moto y auto. Foto
©Organic Transit/Divulgación

Amantes del diseño, urbanistas, ambientalistas y ciclistas empedernidos, maravíllense con la llegada de Elf, el vehículo que combina características de auto, moto y bicicleta para su funcionamiento.

Los estadounidenses de Organic Transit lograron conmover al público de Kickstarter, sitio de micro-financiamiento colectivo, con un proyecto más que ambicioso: un móvil súper liviano y práctico que puede funcionar a pedal o con un motor eléctrico. El Elf, el híbrido en cuestión, se postula como una de las nuevas formas de transporte interurbano.

Su carta de presentación es todo lo que expresa en la simpleza de su diseño; puede transportar a un pasajero junto con su equipaje dentro de una carrocería equipada con luces, señales de giro y espejos. Sí, es como un triciclo invertido que tiene un casco a prueba de agua encima e incluye todo eso.

Las opciones de manejo quedan a gusto del consumidor, que puede optar por el motor eléctrico para ayudar al traslado o dejarse llevar por la fuerza del pedaleo a donde sea necesario. La situación de estar pedaleando en este híbrido puede reemplazarse por el modo automático con apretar un botón.

La batería de litio de 480 watts que alimenta el sistema automático puede recargarse de dos formas. Para los apresurados, sólo necesita dos horas para realimentarse a través de un enchufe común y corriente. Quienes no tengan prisa se sentirán gustosos al saber que el Elf viene con un panel solar de 60 watts que puede cargar la batería en el transcurso de un día.

Abarrotado de energía, este novedoso vehículo tiene una autonomía de 50 kilómetros. Su estructura hecha de aluminio reciclado puede soportar hasta 160 kilos dentro de su compartimiento trasero. El Elf marida muy bien con la calle: es ideal para recorrer distancias cortas, y cómodo para cargar objetos de peso moderado.

La carrocería del Elf, el vehículo urbano del futuro. Foto
©Organic Transit/Divulgación

Algo para tener en cuenta: el vehículo es considerado una bicicleta en Estados Unidos, ya que su motor no puede impulsar al pasajero a más de 32 kilómetros por hora, por lo que este transporte sólo puede utilizarse en bicisendas, carriles y demás espacios autorizados para el manejo de bicicletas.

El Elf es producido por Organic Transit, firma con sede en Durham (Carolina del Norte). Alex Bowman, vocero del emprendimiento, describe que buscan un modelo de producción simple y bien minimalista que pueda replicarse en otros lugares. “Estamos diseñando una estructura que pueda fabricar mil unidades al mes. Una vez alcanzado ese objetivo, trabajaremos para llevar ese modelo a otros lugares”, relata.

El modelo de negocio es un tanto inusual: desde Organic Transit buscan que el Elf sea un vehículo fácil de ensamblar, sin grandes robots ni maquinarias muy específicas. La compañía recibió propuestas para producir el híbrido en varios estados e incluso se hicieron ofertas desde lugares más remotos como Australia o Dinamarca. Bowman también detalla que el Elf puede “resultar útil en países en vías de desarrollo” para quehaceres como recolectar agua de puntos lejanos.

Ahora es cuestión de esperar. En Marzo, todos los donantes que hayan aportado más de cuatro mil dólares desde Kickstarter recibirán su Elf para andar por todos lados. El tiempo y la voluntad determinarán la distribución del novedoso híbrido.

Con calles cada vez más transitadas, atestadas de ruido polución y otras yerbas, la llegada de un medio de transporte limpio y silencioso puede resultar un oasis en este desierto súper poblado.