Submarino de juguete para millonarios
©Spymaster/Difusión

Por Jimena Repetto.

Algunos se divierten haciendo correr un autito por pistas imaginarias. Otros, acunan una muñeca o patean una pelota. Pero todo esto, pareciera, le queda chico a los hijos de excéntricos millonarios que ahora pueden invitar a sus amiguitos a viajar en submarino.

El Spymaster Orcasub es un juguete, aunque no parezca, ya que realmente se sumerge hasta 600 metros de profundidad. Tiene capacidad para dos personas, quienes pueden sobrevivir hasta 80 horas, o un poco más de tres días, explorando el mar o las picinas de sus ricos padres que les han dado este humilde regalo.

Para no chocar con bestias marinas ni rocas, está equipado con un sonar, así como con un sistema de comunicaciones a larga distancia y, para iluminar el fondo del mar, un cañón LED en forma de anillo, con una potencia de 60 mil lúmenes.

Para controlar sus movimientos, el Orcasub cuenta con una suerte de joystick, sin embargo los provilegiados que lo adquieran contarán con cinco días de entrenamiento intensivo para conquistar los mares.

Los compradores de este simpático submarino con diseño futurista deben contar con nada más que dos millones de dólares o, si quisieran la versión premium, 9,2 millones de dólares. Así, padres retro que recuerdan las aventuras de Tintin y el Capitán Nemo, ahora pueden llevar a sus entusiasmados hijos de paseo bajo el agua.